LA CASA SIEMPRE GANA

Periodista: Redacción

Medio: Portal el Diario de Coahuila

Aun así, con toda la esperanza que se puede tener al inicio de cada año, sucede algo tan cíclico con la mayoría de los mexicanos que es recurrir a las casas de empeño para hacerle frente a la cuesta de enero y los gastos por las fiestas decembrinas, que la mayoría busca la manera de tener dinero rápido que recurre al empeño de objetos de valor.

Y es normal en nuestro país ya que con la llegada de este nuevo año en donde la situación económica no mejora, los precios de la canasta básica y prestadores de servicio “dizque” vigilados por las autoridades siguen en aumento y el súper dólar continúa al alza, hace que el panorama no se vislumbre tan positivamente para este 2017, motivo por el cual cada vez la gente es más recurrente a tener que deshacerse de sus cosas, pedir un préstamo a amigos o familiares.

Pero una vez agotados los recursos no tienen de otra más que ir a tocar las puertas a las casas de empeño, en donde todo mundo ya sabe qué es lo que sucede en esos lugares: abusos, agiotistas y objetos robados.

Aunque en casos como el de Coahuila, ya existe una legislación que establece normas y candados para evitar que en las casas de empeño se abuse del cliente que acude a empeñar sus cosas de valor, principalmente luego de la temporada decembrina y la cuesta de enero.

Este tipo de negocios proliferan de manera importante en Coahuila y en el resto de país, obteniendo ganancias mensuales por el valor del objeto empeñado del orden del 6 al 8 por ciento, esto sólo en el caso específico de la joyería.

Se trata de negocios que todo el año hacen su agosto, porque ante la desesperación de la gente por contar con dinero, luego de que lo gastaron todo en la navidad, pago de tenencias en aquellos estados en donde todavía se cobra o bien el predial entre otros impuestos, o simplemente para vacaciones durante el año, se aprovechan explotando a la gente como en aquellas viejas tiendas de raya que existían en la época de los hacendados.

La mayoría de las ocasiones ya saben los dueños de las casas de empeño que sus dueños ya no van a regresar a pagar o reclamar aquellas piezas de joyería, las cuales fueron valuadas a muy bajo costo, pero es ahí donde está el negocio jugoso dejándoles grandes ganancias económicas, después de mandar fundir la pieza para poderlas vender a un precio más alto en el mercado.

Ver nota completa en:

http://www.eldiariodecoahuila.com.mx/editoriales/2017/2/7/casa-siempre-gana-633414.html

Leave A Comment